martes, 8 de julio de 2008

Homenaje a Thingol


Por primera vez escribo una entrada en este blog que no tiene que ver con el rugby, pero la pena me tiene que salir por algún lado.

Este pasado domingo hemos sufrido en casa la pérdida de Thingol, nuestro golden retriever, compañero fiel durante once años de mi vida. Fue el primero en llegar a nuestra recién estrenada vida de casados; de hecho, nuestro hijo mayor nació en octubre de 2007, y ya entonces Thingol llevaba con nosotros unos meses.

A pesar de sus once años, era un animal con una gran vitalidad y una fuerza aún exagerada. De hecho, yo no lo sacaba a pasear, me sacaba él a mí. Sólo me hacían falta unos patines. De ahí que yo contara con disfrutarlo como mínimo dos años más (ya sabéis que la vida media de una perro puede acercarse a los 15 años. Yusta, si me equivoco, me corriges).

Se nos ha ido en dos semanas, de un problema de hígado (tumor, hepatitis, no lo hemos llegado a saber).

Yo contaba con que iba a ser un mal trago el día que se muriera, pero nunca podría haber imaginado que iba a ser tan duro.

Yo, desgraciadamente, hace ya varios años que vi morir a mis padres, y, salvando las distancias evidentes entre humanos y animales, os puedo asegurar que la pena y la sensación de vacío que se te quedan son muy similares. De hecho, no me avergüenzo de deciros que se me saltan las lágrimas en este momento que escribo.

Ves que poco a poco el animal deja de comer, se le van las fuerzas, se le velan los ojos, relaja los músculos, sufre varios estertores, y deja de respirar...

Estamos bastante jodidos desde el domingo, porque son muchos años con él, muchos hábitos y costumbres adquiridos (darle de comer, cepillarlo, sacarlo de paseo, jugar, reñirle...), y una presencia que sabías que estaba ahí, cuando bajabas al sótano, cuando le abrías la puerta...

En fin, disculpadme por usar este post como válvula de escape, pero lo necesitaba.

7 comentarios:

Jesus Rodriguez dijo...

Killo Guti, te envio un abrazo. Mucho ánimo y fuerza para superar estas cosas.

La mejor manera de recordarlo es nunca olvidarlo.

Un abrazo campeon

guti dijo...

Gracias, machote.

¿Te llegó la invitación para redactar temas en el blog?

Jesus Rodriguez dijo...

Si, si me llegó... ¿Y la gente?

guti dijo...

La gente está "missing".

Profe dijo...

Chavalote, ánimo y a recordar los mejores momentos vividos con él. Yo tengo una situación parecida, Harpo lleva con nosotros casi diez años y llegó a casa antes que los niños, ahora no recibe tantas atenciones como antaño pero el siempre está ahí. Recibe un saludo.

Bueno, espero estés entrenado, yo llevo tres semanas que no salgo del zulo con tanto ordenador.

guti dijo...

Jesusito, claro que sigo entrenando: dos días a la semana, a correr.

Gracias por los ánimos.Un abrazo.

El Jade dijo...

Ánimo Jose,se es qeu duro,muy duro,y como tu dices, salvando siempre las distancias, y casi equiparable a una pérdida humana,pero todo sigue y continua.
Yo siempre pienso que mientras exista un mínimo recuerdo,uno solo, alguien (es este caso Thingol) no desaparece del todo. Siempre seguirá ahí.

fdo: Melendi.